blog

15 de Agosto

  • 16 agosto, 2016

Es 15 de Agosto, día de la Asunción de la Virgen.Los pueblos de media España están de fiesta, hace mucho calor y Peñíscola está abarrotada de turistas.
Fray Juanete se dijo:-¿Por qué no ir a la playa, llegar hasta la orilla del mar, quitarme las sandalias y refrescarme los pies?-.Pues claro que sí, la ocasión bien lo merece. Con el rosario en su mano derecha y recogiendo su hábito con la izquierda, descendió por el paseo marítimo de la playa Norte y a la altura de la fuente y del teatro de títeres (para no despistarse) se encaminó hacia la maraña de sombrillas clavadas en la arena.
Todo iba bien, Fray Juanete ya sentía sobre sus mejillas la refrescante brisa del mar. Pero no fue tan sencillo.

14046075_1035848213150864_3271211751943879521_n
Fray Juanete caminó durante mucho tiempo a derecha, izquierda,hacia atrás y hacia adelante dentro el laberinto de sombrillas._¡Esto ni el mismo Dédalo lo hubiera imaginado!.-pensó.-
Una vez hubo terminado los veinte misterios y las letanías, vio a su derecha y a lo lejos unos coches que circulaban por lo que parecía ser una carretera. Se dirigió hacia allí y se encontró otra vez en el paseo marítimo, pero esta vez en Peñismar, unos dos kilómetros al norte de donde comenzó su aventura. Nunca llegó al mar, no pudo mojar sus pies a orillas del Mediterráneo, pero no le importó. -¡Todo es para bien!- se dijo, -hay muchas familias disfrutando de las vacaciones, el teatro siempre está lleno de niños que se divierten con las funciones… en definitiva, es un verano que nos dejará a todos un bonito recuerdo-.
Finalmente un alma caritativa de las que siempre abundan en Peñíscola , lo recogió en su coche y lo llevó hasta su casa.

Leave a reply

Fields marked with * are required